Uso de la linterna

BOLETIN NUMERO 7

ANALISIS DEL CASO 4 DE LA ENCUESTA OPERATIVA

Seguimos recibiendo encuestas desde toda España, lo que nos permite seguir realizando análisis de los resultados. Agradecemos a todos los participantes su tiempo y animamos todos los profesionales de la seguridad pública y privada que participen completando y enviando las encuestas.

– Cuestionario Jurídico:
http://ow.ly/sYHQJ
– Cuestionario Operativo:
http://ow.ly/sYHVb

En esta ocasión, analizaremos el caso 4, centrado en el tema del uso de la linterna. Aunque la pregunta parezca que contiene sólo un aspecto técnico, en realidad, lo integran una necesaria base jurídica y una táctica que será la que determine la última: la técnica. Pero iremos por pasos para analizar el aspecto integral de todo lo que encierra la cuestión:

Caso 4. Aspectos técnicos

En una situación que ha devenido en el uso de la linterna para realizar un paso obligado de una dirección, el agente opta por…

o Encender y apagar repetidamente la linterna
o Usar la técnica FBI (alejar la linterna de la cabeza en posición alzada)
o Dejar la linterna fija hacia el paso obligado
o No usar la linterna

Es evidente la necesidad de tener la facultad de ver el entono para la protección física del agente, de las personas que ha de proteger, de la localización de la amenaza, de la identificación efectiva de la amenaza, del tipo de riesgo que representa esa amenaza para tener la información necesaria para saber qué tipo de fuerza, si es que es oportuna, se adaptará y se empleará, de la forma y modo en que se ha de aplicar en su caso, de la verificación del entorno y de la amenaza una vez usada, del auxilio eficaz de las personas involucradas, de la localización eficaz y diligente del servicio sanitario del lugar donde se necesita la asistencia urgente, de una estimación, valoración y revisión rápida y real de la integridad física del propio agente y de la personas intervinientes en la acción policial, de la evacuación segura de la zona y un etcétera tan largo como contingencias pudiera presentarse, desarrollarse y evolucionar en la intervención policial dentro de un entorno de baja luminosidad, y donde el uso de la linterna es obligatorio para el cumplimiento de las premisas anteriores y que, sin ella, no sería posible cumplir.

La Ley exigirá al agente haber tenido en cuenta todo lo expuesto anteriormente y que, en caso, de no haber puesto esos elementos en la balanza jurídica, es posible que caiga hacia el lado no deseado.

La Ciencia demuestra que en los casos de baja luminosidad la posibilidad de cometer acciones, que luego la Ley exigirá justificar, que pueden tener consecuencias graves para todos los intervinientes, es altamente probable.

Es vital que el agente disponga de un emisor de luz y que siempre esté con él, para disponer de esa posibilidad siempre y en cualquier circunstancia. La linterna tipo antorcha de dotación, usualmente, cuando se necesita puede que esté en el patrulla.

linterna

 

Se intuye un contorno de una cabeza, que es la que ve el agente desde la puerta. Lo que no espera es ver
inmediatamente es que el sujeto se apunta con un arma a la cabeza (extraído de un vídeo de una simulación de un
curso de inmuebles del Centro TDPE®)

No importa que sea de día o de noche, el agente puede encontrarse en situaciones donde existe baja luminosidad y, que esas situaciones se presentan de forma imprevista, alejados del patrulla, y que la luz se requiere en ese momento y de forma urgente para la garantía física y jurídica de todos los intervinientes.

Lo mismo ocurre con el chaleco balístico, que en algunos desgraciados casos se ha sabido que estaban en el maletero del patrulla, alejados del cuerpo de un agente tendido en la calle, impactado por arma de fuego, apuñalado o herido golpeado con un objeto contundente.

Cuando alguien niega la posibilidad de que un agente porte una linterna en el cinturón no está permitiendo que el agente pueda realizar el ejercicio de sus funciones con garantías jurídicas y físicas hacia sí mismo ni a la sociedad a la que protege.

Por lo tanto, la primera conclusión es que la linterna de porte personal es obligatoria para la garantía de la base jurídica que amparará la intervención como de la justificación posterior del uso de la fuerza, si es que se realiza, en todas sus fases, y por tanto, la consecución de la eximente completa.

Por ejemplo, si no distingo de forma clara a la persona y la acción que está realizando, en un momento propicio para entablar el uso de la violencia en abstracto, no habrá justificación de la violencia en concreto.

linterna

 

Qué tiene este sujeto en las manos? Qué podría pasar si nos aparece de forma imprevista mientras estamos
realizando una búsqueda por un aviso de robo en un almacén y no disponemos de linterna?

Una vez tenemos esta premisa, ahora vendría la elección del tipo de linterna (dimensiones, tipo de luz, tipo de emisor, forma, tipo de activación, lugar de activación, tipo de baterías, duración, portabilidad, tipo de funda, etc….) ya que todo influirá para que su aplicación a la labor policial sea oportuna, necesaria, real y efectiva. La elección del tipo de linterna nos abrirá la puerta de las posibles tácticas que podrán aplicarse con ella y determinarán las técnicas eficaces y adaptadas a la situación específica.

No es raro ver a un profesional que ha comprado una linterna repleta de posibilidades y, que sin embargo, no tiene idea de cómo aplicarlas ni cuando. Y tampoco es extraño ver una linterna de dotación que no tiene posibilidades de aplicación amplia ya que el criterio de elección ha sido: la más barata. Y, desgraciadamente, tampoco es raro ver a muchos sin linterna, por motivos que van desde que no han sido dotados de ella a que no ven la necesidad de llevarla.

Linterna

 

En este caso, nos tranquilizaría mucho haber comprobado a tiempo y de forma efectiva, que el sujeto no porta ningún
objeto que pueda servirle como arma. Al menos, en principio y de momento….

Existen unas tácticas globales, que prácticamente se pueden realizar con cualquier tipo de linterna y un tipo de técnicas que sólo podrán hacerse con un tipo de ellas. No es lo mismo un botón trasero que uno lateral. Este hecho determinará la táctica y la técnica.

Tanto es así, que existen técnicas de uso para cada tipo de botón. De igual forma no es lo mismo una linterna acoplada al arma que separada de ella. La de acoplamiento al arma de fuego no es la más habitual entre los usuarios de la seguridad, estando prácticamente acotada a unidades específicas y requiere de una formación táctica/técnica concreta, además de que la base jurídica implica que siempre que estamos usado la linterna estamos usando el arma de fuego en abstracto, si es que no se separa una de otra……

Es sabido que la táctica determina la técnica y que sin la primera, pueden existir multitud de segundas que no se ajustan a la realidad jurídica ni de reacción ante quien se está usando.

En las situaciones de entorno con baja luminosidad es importante establecer la táctica que dé un margen amplio de seguridad en la intervención debido a la desventaja que supone este tipo de entorno. Y lo más importante, es conocer las posibilidades de reacción que tendrá una persona que acecha en la oscuridad ante una técnica aplicada sobre él.

Así como la técnica cu-cu o vistazo rápido no es aplicable en un mundo real debido a que la táctica empleada no se ajusta a una base jurídica ni a una oportuna reacción defensiva, una táctica incorrecta con una linterna puede provocar una aplicación incorrecta de una técnica con resultados desastrosos jurídicos y de seguridad. Otra vez, los auditores de la táctica y de la técnica serán, en el momento, el sujeto/s a quien se le aplica y, posteriormente, los Tribunales.

Linterna

 

Pero en este caso, sería vital haber visto el arma de fuego apuntando en nuestra dirección y poder haber realizado la
técnica con una táctica adecuada que hubiese implicado, por ejemplo, cobertura.

Así pues, el análisis del uso apropiado de la linterna pasa, como en el resto de cuestiones de intervención aplicada, por la valoración de la táctica. Una vez revisada en su base jurídica y de validez ante una persona resistente y activa, entonces se valora si la técnica se ajusta a todos los condicionantes que la harán o no efectiva en su última fase: forma de empuñar, altura, combinación con un elemento de dotación, tiempo de activación, movimiento, etc…..

La gráfica de barras nos indica que hay una opinión diversa sobre cual es la mejor opción ante una situación, en baja luminosidad, en la que debemos pasar por una zona de única dirección que supone una sola área de responsabilidad (ADR), y donde puede encontrarse una potencial amenaza que debe: ser orientada, ser localizada, ser identificada, ser analizada en su tipo de riesgo, tomar una decisión inmediata de reacción en la necesidad o no de uso de fuerza, adaptar el tipo de uso de fuerza al nivel de resistencia y actuar bajo marco jurídico adecuado.

Difícil? Complicado? No lo debe de ser para el que permite que un ser humano, que resulta ser un profesional de la seguridad, se encuentre en una situación así sin la posibilidad de tener un elemento o sin la formación necesaria si la tiene para que, con sólo apretar un botón, le pudiera permitir realizar todo eso y, posteriormente, poder apretar otro botón más importante: el del timbre de su casa para ver a su familia.

 

VAR00004
Frecuencia Porcentaje Porcentaje válido Porcentaje acumulado
Válidos 2 2,4 2,4 2,4
Dejar la linterna fija hacia el paso obligado 31 36,9 36,9 39,3
Encender y apagar repetidamente la linterna 20 23,8 23,8 63,1
No usar la linterna 8 9,5 9,5 72,6
Usar la técnica FBI (alejar la linterna de la cabeza en posición alzada) 23 27,4 27,4 100,0

boletin7

 

Para analizar las respuestas y el por qué de ellas, antes, hagamos un ejercicio mental de simulación. Imaginemos que somos nosotros a los que están buscando dentro de un entorno de baja luminosidad. Pongámonos en la piel del otro y pensemos qué haríamos si quisiéramos impedir, por todos los medios, que nos localicen y, en tal caso, que nos detengan.

Pensemos que nos podemos mover de un sitio a otro dentro de esa única ADR y podemos reaccionar en cualquier momento, usando el arma que portemos. Y pensando en el peor de los casos, un arma de fuego.

Y sería en una situación como esta:

boletin7

Un solo ADRD en una dirección única: una única habitación oscura con un solo acceso

En el caso de la opción no sea no clarificar la habitación, está claro que el no usar la linterna no es una alternativa aconsejable. Las otras tres tácticas son, con algunas posibles variaciones, las que globalizan las alternativas más usadas para resolver una situación en que la única opción sea clarificar la habitación.

Vamos a analizar las otras tres:

a) Usar la técnica FBI: una de las cuestiones más sorprendentes de la instrucción al uso que podemos encontrar, es que, dependiendo de lo que nos interese, convertimos al delincuente en un estúpido integral o en una máquina táctico-técnica brutal. La elección dependerá de lo que necesitemos para que nos salga bien la técnica que queremos emplear o se adapte al fin que queremos conseguir durante el entrenamiento.

Por ejemplo, y para seguir con una técnica comentada anteriormente, en el caso de realizar la técnica cu-cu (vistazo rápido) el posible malo que está en el otro lado de la esquina debe ser un zote, lelo y académicamente conveniente para que está técnica sea efectiva.

Ya que si el malo tiene un coeficiente inteligencia mínimo, reaccionará al ver una cabeza asomar rápidamente por la esquina. Y no solo eso, resulta que el agente que realiza la acción, no tiene demasiada buena vista y necesita hacerla dos veces para cerciorarse de que ha visto algo amenazante, pero eso sí, a diferente altura parta que el malo, que está asombrado por la celeridad y abrumadora calidad técnica del ejecutante, queda paralizado ante tal añazaga no reaccionando, ni acercándose a la esquina, ni acometiendo ni disparando al borde mordiendo la esquina en más de un palmo con tan solo un 9 mm. Por tanto, aquí, el malo es de academia, o a hecho un curso para adaptarse a la técnica o es tonto todo el día.

O el malo es una máquina: en este caso en que se aplica la técnica FBI, resulta ser un tirador selecto de forma que al ver el foco de luz dispara linealmente, sin ningún tipo de error milimétrico ni horizontal y con una munición especial rompe-linternas que se detiene justo en la bombilla/led y que permite al agente seguir realizando movimientos defensivos, como si aquí no hubiese ocurrido nada, ni movimiento por ninguna de las dos partes; de forma que todo ocurre oníricamente sobre un plano dimensional único en que la combinación de contingencias ocasionadas por una situación de uso de arma de fuego quede solapado por la combinación entre la técnica de disparo suprema del malo, su munición especial antilinterna y la bravura incontestable de un agente impasible ante un disparo.

Y no hablemos de cuestiones, reales y técnicas tal como la alineación foco de luz/ cañón de arma, disparo centrado en visión de cono de luz, disparo a una mano, movimiento reactivo amigdálico entre linterna/mano armada, ángulo de foco de luz-visión-arma de fuego, etc…..

boletin7

Técnica de iluminación FBI. Importante señalar que es una técnica, no una táctica. Es
posible que el escoger esta técnica precisamente es por esa confusión.

b) Encender y apagar la linterna repetidamente: recordemos que ahora somos malos y nos están buscando. Vemos un foco de luz que se enciende y se apaga. Hay una intermitencia temporal y espacial entre la activación del foco de luz. Y además en un sentido lineal, aunque no tiene que tener necesariamente la misma altura. Y supongamos que nosotros no tenemos una linterna igualmente, que de ser así, cambiaría mucho las cosas para los agentes si también la activamos hacia ellos.

Al igual que cuando uno entrena llaves de defensa personal esperamos que el que hace de malo no haga nada más que agarrar para que nos salga bien la luxación (porque como apriete fuerte, se mueva, se resista o acompañe con alguna cosa más esa acción, resultará imposible hacerla), esperamos a que el malo no haga otra cosa que quedarse encandilado, en el mismo sitio inicial, siguiendo embobado viendo como el foco de luz se activa/desactiva, esperando cautivo el desenlace de tal maniobra y sujeto al destino irremisible que le espera.

Pongámonos en el lugar del malo. Nos moveríamos? Cambiaríamos de posición entre intervalo de foco de luz? Dispararíamos de una forma determinada que podría abarcar todo el espacio de altura posible por si el portador de la linterna la está cambiando de altura (usa la técnica FBI, por ejemplo).?

No hablemos si disponemos de linterna y/o somos dos malos, conjugando estos elementos con tácticas de diversificación conjunta…..Seamos un malo corriente y moliente: solo, sin luz, pero eso sí, con determinación de salir de ahí como sea.

Entrenemos esta técnica con material de interacciòn como el Stressvest, Shocknife o de impacto. Veamos si después de unas cuantas simulaciones seguimos pensando en la idoneidad de realizar la técnica ante un sujeto que desea salir de ahí pasando por encima del único elemento que se lo impide: nosotros.

boletin7

Variante de la FBI, llamada Neck Index o igual que una marca de linternas. Si la anterior buscaba que en caso de
disparo el proyectil fuese a la luz, en este caso no mejora las perspectivas…..

c) Dejar la linterna fija hacia el paso obligado: la base es que es un solo ADR en una dirección única que se convierte en un paso obligado. Existen situaciones, como esta, en que el que haya baja luminosidad, si se dispone de linterna, no influye en el empleo de la misma táctica que se emplearía con entorno con luz. El error está en creer que se diferencia y todo estriba en no distinguir la táctica de la técnica. Si sabemos de táctica, distinguiremos la técnica que se adaptará. Pero si sólo sabemos de técnica, cuando esta no se adapte al entorno, resultará ineficaz, peligrosa y/o irreal.

boletin7                                ACTIVACION DESACTIVACION ACTIVACION

Esto es lo que veríamos desde la perspectiva del que está siendo buscado y en caso de que el agente usase la táctica de intermitencia en la activación de la linterna. Aunque hay un detalle sumamente importante en las fotografías que determina lo inapropiado de esta táctica…….(*)

No en todos los casos se emplea la misma táctica con linterna. No en todos los casos se emplea la misma técnica con linterna, aunque sí en todos los casos la Ley juzgará la intervención. Es fundamental tener una formación jurídico-táctico-técnica para adaptarse a las circunstancias globales de la situación. Un foco de luz fijo que se barre hacia la única dirección posible de rastreo que queda por clarificar implica una barrera visual exactamente igual que si se hiciese angulando a plena luz.

Por supuesto que el malo puede seguir haciendo lo que quiere: moverse, disparar, acometer, etc….pero en este caso, como cuando hay luz, la táctica empleada de dejar el punto de luz fijo supone la visión inmediata de la acción, tiempo de reacción adaptada jurídicamente, posibilidad de alejamiento, toma de última cobertura conocida, transición en uso de fuerza, contención, y un largo etcétera adaptado a la situación que provocará la acción del sujeto/s.

Esa sería la táctica, la técnica de cómo se hace implica la conjugación de varias técnicas que uniéndolas permitirían realizarla de forma efectiva y con garantías de seguridad física y jurídica. *(Este artículo puede ser localizado y estar al alcance de personas que no necesitan saber algunos procesos policiales de información restringida y sensible.

Por lo que, fieles a nuestra conocida discreción, no ahondaremos ni explicaremos algunos matices sobre este punto, aún siendo de interés para la comprensión definitiva del por qué la elección de la tercera opción. En todo el artículo hemos intentado mantener una pauta de seguridad en las explicaciones para que no pueda ser comprendido por personas ajenas a la profesión. Las técnicas explicadas están en Internet con sus fotos incluidas, por lo que es de acceso público, y por tanto, no desvelamos nada que no pueda ser encontrado en esas fuentes sin dificultad)

Siempre es lo mismo: que la táctica/técnica esté amparada bajo el marco legal de actuación y que cuando sea auditada por un malo resistente resulte eficaz y, para cerrar el círculo, que los Tribunales concedan la eximente completa de cumplimiento de un deber y/o legítima defensa ya que la premisa de actuación partió de una base jurídica.

Ley y Ciencia. El sentido común ya es cosa nuestra.

Emilio Bolea
Director del Centro de Investigación y Formación en el Uso de la Fuerza TDPE®
Perito titulado en el uso de la fuerza

NOTA: No se permite la copia o reproducción total o parcial, tanto del texto como de las imágenes sin la expresa autorización del Centro TDPE®. Para consultas: tdpe@tdpe.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s