Conceptos básicos de actuación, análisis jurídico

Inauguramos los análisis de la encuesta jurídica con el caso 1 cuyas preguntas eran:

Los principios básicos de actuación establecidos en el ordenamiento jurídico han de tener este orden conceptual:

• Congruencia, Oportunidad y Proporcionalidad
• Congruencia, Proporcionalidad y Oportunidad
• Oportunidad, Congruencia y Proporcionalidad
• Proporcionalidad, Congruencia y Oportunidad

El que haya sido la primera pregunta no es casualidad. Durante años, el Centro TDPE® ha detectado no sólo una falta de formación jurídica en los profesionales de la seguridad, si no que la que algunos tienen ésta basada en un sofisma con base pedagógica dudosa.

Si a esto unimos la extraordinaria importancia que tiene el concepto jurídico que encierra la respuesta correcta como principios básicos de actuación para la consecución de la eximente completa en caso de haber usado la fuerza, entenderemos el por qué iniciar la encuesta con tal pregunta.

Estos han sido los resultados hasta ahora, los cuales ya esperábamos, precisamente por la desinformación que hemos detectado en el orden de valoración y comprensión de los principios básicos de actuación y en su concepto jurídico aplicado al uso de la fuerza:

Grafico investigación TDPE

Como vemos, la mayoría de respuestas se concentran entre la primera y tercera opción, que como hemos puntualizado era lo esperado. Y también podríamos suponer que la primera sería la que encabezaría el número de respuestas, aún siendo incorrecta…tan sólo por los años de constatación continua de este error, la mayoría de las veces, provocado por los encargados de hacer que los profesionales de la seguridad tuviesen una firme, sólida y actualizada formación táctico-técnico-jurídica.

Gráfica investigación TDPEVayamos por partes e iniciemos el análisis con un recordatorio sobre donde se asientan y se estructuran los principios básicos de actuación:

Los principios básicos de actuación, están definidos en el art. 5.2.c de la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que reza lo siguiente:

 En el ejercicio de sus funciones deberán actuar con la decisión necesaria, y sin demora cuando de ello dependa evitar un daño grave, inmediato e irreparable; rigiéndose al hacerlo por los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en la utilización de los medios a su alcance.
Y ahí empezamos a crear las confusiones, ya que quien lo lee pudiera creer que ha de entenderlo tal y como literalmente se expresa.

Pero una cosa es escribirlo y otra es definirlo. Como no existe una definición clara entonces el lector supedita el orden al concepto. Su correlatividad nomenclatural no se corresponde con la exigida por la reiterada Jurisprudencia.

Si observamos detalladamente, tal Jurisprudencia no atiende a dicha correspondencia dada por la norma cuando se procede al examen de nuestra actuación profesional en lo ateniente a las aplicaciones de las eximentes que están como premisa en nuestro Código Penal.

juez tdpe

Para la aplicación de cualquier eximente, se parte de un antecedente básico, que no es otro que la de un “estado de necesidad defensivo”. Esto es siempre así, y si no existe esta premisa básica de actuación, el resto no puede darse y tendríamos una eximente incompleta.

Tal es la importancia de este concepto generatriz de las otras dos eximentes que se reputa necesario describirlo: la base del estado de necesidad está constituida por la colisión de bienes o deberes, es decir, por el peligro inminente de pérdida de un bien jurídico y la posibilidad de su salvación sacrificando otro bien jurídico de menor igual valor.

Por lo tanto, se requiere que la acción sea necesaria. A la inevitabilidad se refiere la Jurisprudencia en el sentido de que no exista otra solución o alternativa que evite el conflicto. Es decir, que para que podamos actuar, se ha de dar dicho requisito, que no es otro que la “oportunidad”.

Ejemplo: en una intervención, un ciudadano se niega a entregar su identificación a unos agentes. Además inicia amenazas y gestos de intento de agresión pero sin acometimiento. Los agentes han agotado todas las vías del diálogo para que el ciudadano deponga su actitud provocadora y agresiva y coopere con los agentes. Se le informa de su detención y se niega a colaborar invitando a los agentes a que se acerquen para contemplar su puño cerrado.

Tras agotar todos los elementos colaterales para su identificación, se podrá trasladar a efectos de identificación al lugar hábil para dicho fin más cercano. Si tras agotar la vía verbal en todos los sentidos, y si continúa la desobediencia contumaz, reiterada y recalcitrante, nos encontraríamos ante un delito de desobediencia. La pregunta es: se crea un estado de necesidad? Por supuesto que sí. Por lo tanto, para ejercen la función policial de control de la situación a través de la detención del ciudadano es necesario un medio de actuación que permita dicho control y que se ajuste a los bienes y deberes jurídicos que colisionan en ese momento.

Y la elección de ese medio es el concepto de congruencia.

Judicial tdpe

Y aquí tenemos la base del por qué es tan importante que haya una formación jurídica que acompañe y ampare la formación técnica (recordemos, como se apuntó en el análisis del caso 9 de la encuesta operativa, la formación clásica / obsoleta del uso del bastón policial con únicamente un bag y técnicas de impacto).

Retomemos el caso anterior: y llegados a este punto, se opta por usar las defensas e iniciar un control al sujeto por medio de técnicas de impacto. Sospechamos que podremos tener problemas jurídicos para conseguir la eximente completa en esta actuación si alguien consigue la certeza (grabación, múltiples testigos inconexos, etc….) de que la acción motor del uso de la fuerza en concreto no tenía la base de un estado de necesidad previa ya que no se estaba dando un estado de necesidad de forma clara, inequívoca y no habiendo agotado el recurso de la vía del abstracto?

Como se puede observar, la oportunidad siempre antecede a la congruencia y la proporcionalidad que serán examinadas invariablemente tras fiscalizar que se ha dado dicho estado de necesidad, sin el cual, obviamente no existiría ningún tipo de reacción por parte del agente de la Autoridad. Es incongruente que se quiera justificar la congruencia sin estado de necesidad previo, es decir, de la oportunidad.

Acto seguido, la Jurisprudencia procede a examinar si la actuación del agente ha sido congruente y proporcional, a los efectos de aplicar las eximentes de “legítima defensa o El que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo”.

Dicha aplicación de las eximentes, se llevará a colofón de una forma total, si la congruencia y proporcionalidad han respondido a la escalabilidad de la fuerza que la acción ha exigido, como atenuante si se ha producido alguna ruptura en la aplicación de la fuerza por parte del agente en la quiebra de los bienes jurídicos que hablábamos en el estado de necesidad o por el contrario, la total inaplicación de las eximentes por existir una absoluta inadecuación en la aplicación de la acción por parte del agente al no haber existido la más mínima congruencia y proporcionalidad durante la quiebra de los bienes jurídicos objeto de protección normativa.

arma juez tdpeEn definitiva, al hablar de congruencia estaríamos hablando de la necesidad racional del medio empleado para proteger el bien jurídico puesto en peligro y cuando hablamos de proporcionalidad, estaríamos exponiendo que, habiéndose usado el medio menos peligroso en base a dicha congruencia, la proporcionalidad se reputaría como el uso de ese medio del modo menos lesivo posible, todo ello medido con criterios de orden relativo, es decir, teniendo en cuenta las circunstancias concretas del caso, entre ellas las posibilidades de actuación de que dispusiera el agente de la autoridad.

Quizás por esa confusión en la asimilación literal de cómo aparece inicialmente da la posibilidad de hacer un ingenioso y simpático acrónimo nemotécnico que hace coincidir la primera letra de cada concepto con la palabra en jerga inglesa que significa “poli” resultando COP. Este “truco pedagógico” incita a confundir la elección táctico-técnica de actuación que viene derivada de la mala y errónea interpretación del concepto jurídico que amparará la acción del uso de la fuerza en su fase concreta. Se propicia aquí el uso intelectual del cómo y se olvida el por qué, el concepto.

Entonces, el profesional que lo asimila de esta forma, tan sólo conoce el envoltorio pero no el contenido, por lo que no tiene posibilidad de: entender el proceso lineal de los conceptos básicos de actuación y, por tanto, de todo lo que configura su aplicación en el orden jurídico establecido, derivando en no distinguir lo correcto o incorrecto de la aplicación en concreto de las tácticas / técnicas correspondientes a la formación operativa. Si fallan los cimientos, toda la casa se viene abajo.

Proceso judicial tdpe

Desgraciadamente, actualmente en cada curso que el Centro TDPE® imparte y pregunta a los agentes sobre esta cuestión, seguimos encontrando muchos profesionales de la seguridad pública y privada que, no sólo creen que el orden correcto es COP si no que sólo lo creen así porque les resulta más fácil de recordar (tal y como les comentaron a modo de ayuda), pero que desconocen el significado de dichas iniciales. Y que no tienen claro como se conjugan entre sí para poder conseguir la ansiada eximente completa cuando se ha usado la fuerza y debemos demostrar su amparo legal.

Sería mucho más beneficioso que nos expliquen de forma clara, a nivel de un profesional de la seguridad que tendrá que aplicar esos conceptos en la calle, jugándose muchas más cosas que un simple mal día, que nos lo hagan entender y así poder valorar de forma acertada el siguiente paso en la actuación para acabar la intervención de forma jurídica y físicamente segura. Que las iniciales ya las pondré yo……aunque siempre existe el recurso de explicarle al juez lo de la simpática e ingeniosa composición ortográfica.

Por lo tanto, ante tal diacronía Jurisprudencial, el verdadero orden nomenclatural que debe adoptar todo agente a la hora de proceder a intervenir sería “oportunidad, congruencia y proporcionalidad”.

Otra vez primero el POR QUE y luego el COMO, también en los conceptos jurídicos. Ley y Ciencia.

J.N, Policía, abogado y responsable del Área Jurídica del Centro TDPE®
Emilio Bolea, Director del Centro TDPE® y Perito Judicial en el Uso de la Fuerza.
NOTA: No se permite la copia o reproducción total o parcial, tanto del texto como de las imágenes sin la expresa autorización de los autores firmantes. Para consultas: tdpe@tdpe.net

 

2 Respuestas a “Conceptos básicos de actuación, análisis jurídico

  1. Por fin y después de tanto años se explica pormenorizadamente estos conceptos tan desconocidos en la práctica de la calle, que luego en cambio es lo primero que miran los de las puñetas. Enhorabuena de verdad, hacéis que muchos profesionales vean la luz al final del túnel.

    • Muchas gracias. Ciertamente usted ha dado en el clavo y a captado la esencia del mensaje que queríamos transmitir con el artículo: la importancia del entendimiento de los conceptos jurídicos para su aplicación en la intervenciòn que luego será escrutinada por los Tribunales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s