PRESENTACION DEL NUEVO SISTEMA DE TIRO CON G36 DEL CENTRO TDPE

El Centro TDPE® ha estado años investigando y desarrollando un método para su aplicación al fusil G36 en situaciones de combate y adaptado a los diversos escenarios donde pueda necesitarse como uso de fuerza, tanto en abstracto como en concreto.

Gracias a la colaboración prestada por los Jefes del Regimiento de Cazadores de Montaña “Arapiles” Nº 62, hemos finalizado el diseño de un sistema altamente eficaz, seguro y de aprendizaje sorprendente que engloba todas las variables de uso del fusil y todas las circunstancias donde pueda aplicarse.

La presentación se realizó en una Base Militar ante profesionales cualificados y se dividió en dos fases:

1.- Narración teórica del sistema partiendo de las 4 permutaciones de posibilidades que pueden gestionar un sistema biomecánico de tiro con fusil.

2.- Aplicación práctica con fuego real para comprobar su eficacia y adaptación, tanto en el tiro en sí como en el rápido aprendizaje del sistema a todos los niveles de usuario.

La primera parte es la más importante para dejar claras las bases en las cuales se ha apoyado el análisis, estudio y conclusiones del equipo de investigación para llegar al desarrollo definitivo del sistema. Todo esto en las aulas de la Base a través de una presentación con Power-Point.
Se presentó a los asistentes las bases científicas y legales en las que el método del Centro TDPE® se ha basado para la creación del sistema y las variables biomecánicas que lo justifican. El concepto del Centro TDPE®: Ley y Ciencia es el cimiento donde se construyen todos los sistemas metodológicos y formativos.

20151015_123455

 

El Cuadro de Mando más antiguo involucrado directamente en el desarrollo del sistema presentó el nuevo método de tiro al resto de Mandos del curso, así como un protocolo único de seguridad, de aplicación a cualquier usuario de un arma de fuego que implique la entrega, recepción, uso formativo y uso operativo del arma, en cualquier lugar y situación táctica. El protocolo de seguridad ayudará a una profesionalización y disminución del riesgo de disparos accidentales en cualquier entorno donde el fusil se encuentre presente. Se presentó el sistema de comprobación y el de entrenamiento en seco, algo que otorgará un rendimiento no imaginado hasta ahora dentro de los parámetros exigibles de seguridad. Este protocolo también abarca la comprobación en la recepción y entrega para almacenamiento en armería, Guardia de Seguridad, embarque y desembarque de vehículos tácticos en zona de conflicto y, en general, cualquier momento en que el usuario del arma o el jefe de una práctica o unidad operativa requieran la necesidad de estar seguros de que el arma está limpia. Este protocolo ya está actualmente autorizado y en vigor en el Batallón de Cazadores de Montaña “Badajoz” III/62.

Dentro de las 4 formas de uso del fusil y sus variables en las transiciones adaptadas al entorno, se presentaron las explicaciones biomecánicas y operativas de la búsqueda, quizás la que destaca más por su rompimiento con los cánones establecidos y la que más variaciones provoca en los procedimientos operativos en inmuebles. El hecho del cambio en el sistema implica que metodologías que se daban por supuestas y eficaces ahora queden obsoletas y muy arriesgadas cuando se deban aplicar en situaciones reales donde el operativo pueda estar amenazado. El uso en abstracto del fusil debe permitir la localización de la amenaza, su identificación y la entidad de riesgo sin obstaculizar los procedimientos de movimiento tanto individual, binomio o en grupo. El sistema permite todo ello con el menor compromiso a la objetivación inmediata de la amenaza y su coordinación con el resto de operativos.

FOTO 1

Entre las cuestiones que se analizaron que conllevaban a un sistema integral de aplicación se explicó la importancia de la elección del correaje táctico, cómo debía ser, el porqué y cómo adaptarse al resto del equipo. Esto daba pie para aclarar los sistemas de transiciones y la forma de aplicación en los procedimientos.

La parte quizás más esperada era la que presentaba el sistema OICF del Centro TDPE® para fusil G36, con el desarrollo biomecánico que permite una aplicación del uso de la fuerza en concreto con una eficacia sorprendente. Se analizaron los componentes, que conjuntamente con la parte del equipo, conferían el sistema. Además, al ser integral, es posible la transición de una forma de porte del fusil a otra con las mínimas pérdidas de eficacia, tiempo, resultado y seguridad.

Ahora quedaba demostrar en acción motor lo mostrado en el aula. En el campo de tiro se dividió en dos fases la presentación del sistema: la fase en seco y la fase fuego real.
La fase en seco permitió que todos los asistentes pudieran formarse metodológicamente y por segmentos para asimilar pormenorizadamente el sistema y adaptarlo a su morfología. El sistema OICF del Centro TDPE® es personalizado, es decir, que después de explicar el porqué de los componentes del sistema, el operario debe adaptarlo a su morfología, equipamiento y condición. Esto permite que el sistema sea altamente eficaz al estar integrado en el usuario.

Se inició la fase con fuego real a través de ejercicio de adaptación al sistema por distancias lineales en estático buscado los errores angulares verticales que verificaban la comprensión del sistema. Los resultados, con un mínimo gasto de munición, empezaron a ser más que sorprendentes. Se aumentó la distancia incrementando la dificultad a través de movimientos de linealidad diferenciada. El sistema permite su aplicación realizando leves acondicionamientos del fusil a la vez que se acciona el disparador. Los operadores estaban fascinados por los resultados teniendo en cuenta el tiempo invertido en el aprendizaje y el número de proyectiles disparados.

La profesionalidad de los asistentes impulsó a que los ejercicios fueran más complejos haciendo combinaciones en binomios y en movimientos alternos, obligando a hacer variaciones de porte del fusil. Pero lo más importante fueron los resultados: la eficacia era constatable a través de la verificación posterior de la localización del impacto. En tan sólo una jornada, y con apenas un consumo de munición de 50 cartuchos, todos los asistentes al curso eran capaces de asimilar el sistema y realizar un disparo eficaz, en lo que en el Ejército se conoce como “tiro instintivo”.

Ahora, al equipo de investigación del Centro TDPE® y de la Base Militar, nos queda desarrollar los componentes operativos de especialización del fusil y su adaptación a equipos, procedimientos y formación. Algo que tenemos muy avanzado y que estamos a punto de presentar en breve.

FOTO 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s